Había olvidado que…

H multitud 2 retocada 2No pudo definir si fue un aroma, un sonido, una melodía, una silueta o que, lo que le emocionó, sin embargo, estaba contrariado, tuvo que detenerse, y la gente pasaba a su lado, él quieto.
El pecho oprimido, su mirada buscaba donde refugiarse, y el detenido, mientras la gente caminaba, imperturbable.
Sus sentidos disputándose el primer lugar para salir, otra vez, ese olvidado escalofrío que aparece entre las piernas, que sube por el bajo vientre, que se demora en el estómago y que oprime el pecho hasta expulsar un suspiro, otra vez, y la gente sigue sin verlo ahí parado en la calle.
Quería gritar, detener a la muchedumbre y decirles que había vuelto, el Amor, había regresado hacia él, pero las personas pasaban ignorando su presencia; fue ahí entonces cuando miró la vitrina que reflejaba la calle, entonces, cayó de rodillas, riendo a carcajadas, con sus manos en el rostro, con esa risa de resignación, con esa carcajada agónica de impotencia, y reía, reía y reía, apuntando al reflejo.

Una niña, tomada de la mano de su Madre, se detiene, y lo mira con ojos de inocencia pura, ella sonríe, se acerca sin temor y pregunta ¿Porqué ríes ?
Él, entre ahogos locos de risa y resignación, la mira con ojos de quien es descubierto entre la multitud, y responde: “Río, río, porque había olvidado niña, había olvidado que… soy un fantasma.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s