¿Desde cuándo es válido el engaño para ganar?

images

“Yo me rebelo contra los tres mandamientos del neocapita-
lismo, que son: votar, callar y ver la televisión”.
(Pedro Casaldáliga)

En estos días, donde el fútbol es usado como pantalla para desviar la atención de la masa, me encontré con un detalle, que, no es “tan detalle”, en un hecho que pocos, han tomado en cuenta. Y pocos lo han tomado así porque ya es una suerte de norma aceptada, o, según yo, impuesta con gran sigilo y éxito en el modo de actuar del chileno. Y, esto, como fin, de aceptar lo que NO es aceptable: La violencia silenciosa del día a día. Y no hablo de aquella que sangra en la tv, o la que ultraja en las casas, o la que, horror, altera el orden público. Hablo de aquella violencia que hace que en este país, la brecha entre el que más tiene y el que menos, sea ya, una hendidura que avergüenza.

Gran parte de Chile, saltó cuando el árbitro cobró penal ante la perfecta actuación del jugador Vidal. La euforia se palpaba por los poros, el ambiente, ilusorio, creó un aire de Campeones. Ni que decir cuando el penal se convirtió en gol.

¿Desde cuándo es válido el engaño para ganar?
¿Cuándo se normalizó la trampa para validar un triunfo?

Justificaciones sobran para defender el necesario triunfo de este partido, sin embargo, esa “maña” grafica algo más, algo siniestramente poderoso que se ha impuesto en la sociedad, y que, a simple vista no se ve, o no se percibe, o peor aún , no se quiere ver.

Con ese argumento se ha normalizado desde el robo evasor de impuestos, hasta la agresión doméstica.

Y, es aquella violencia la más dañina porque va matando en silencio, se va permeando en lo cotidiano hasta llegar a ser aceptable el qué, “honorables” pidan “raspados de olla” y aún sigan siendo “honorables”; o que la mentira quede al descubierto y que se responda como un “error involuntario” ¿?; o que se acuse por “Seguridad Interior del Estado” a trabajadores que piden sueldos Dignos; o que, ex Presos políticos sean desalojados de la sede de su Partido.

¿Habrá alguien que haya calculado cuanto, por cada chileno, equivale la evasión de Impuestos por parte de los dueños del grupo Penta? (Si nos roban una cadena de oro en la calle, y logramos capturar al hechor, somos capaces de sacarle la cresta, y si por nuestro lado pasa uno de los dueños de Penta que, a cada chilenx, le robó mucho más que una cadena, hasta le reverenciamos, o ¿no? )

Una jugada similar a la de Vidal, en el área, fue la de Dávalos para ganar US$3.950.000 en cosa de pocos días, utilizando información privilegiada.

Gesto similar de actuación, maña, o lo que sea, es la que utilizaron Políticos de “Izquierda” para garantizar sus puestos en el congreso, garantizando, a su vez la protección de quienes les financiaban. (Ni hablar de los la Derecha)

Algo huele muy mal en Chile desde que se acepta como válido un engaño para triunfar.

Y no me vengan con el argumento sin base: “Todos lo hacen”, porque si así fuese, aceptaría una realidad que no es tal, ya que si todos fuésemos iguales en eso, no habrían tan pocos con mucho y muchos con muy poco.

No acepto la trampa para ganar, ni en la cancha de barrio y mucho menos en el Estadio Nacional. Tómese como un ejemplo, esto es adaptable a todos los estamentos sociales de este país.
¿Qué hacer entonces, qué? Una frase de una canción , nos da una luz.. una de tantas luces que pretenden apagar: “Seamos un tilín mejores, y mucho menos, egoístas.” (Silvio Rodríguez – Cita con ángeles)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s